InicioActualidad PolíticaElecciones legislativas y Los Boinas Blancas

Elecciones legislativas y Los Boinas Blancas

Luego de las PASO legislativas del último 12 de septiembre, el triunfo del opositor Juntos por el Cambio (Juntos en algunos distritos) fue contundente. En la Provincia de Buenos Aires (PBA), para diputados, Diego Santilli del Pro obtuvo 22,80% de los votos y Facundo Manes de la UCR 15,10% (así Juntos juntos logró 37,90% de apoyo electoral). Por su parte, el oficialista Frente de Todos (FdT) con Victoria Tolosa Paz encabezando la lista obtuvo 33,60% de los votos. José Luis Espert de Avanza Libertad 4,80%, Nicolás del Caño del Frente de Izquierda y de Trabajadores 4,10%, la fuerza Vamos con Vos del peronista Florencio Randazzo obtuvo 3,71% de los votos y Cynthia Hotton de la alternativa cristiana pro-vida Más Valores, llegó ajustadamente para superar 1,5% de los votos. En la ciudad porteña, por su parte, la lista para diputados, encabezada por el oficialista Leandro Santoro logró captar 24,60% de los votos, mientras que Juntos por el Cambio (JxC) logró obtener 32,90% para María Eugenia Vidal del Pro, 11,20% para Ricardo López Murphy de Republicanos Unidos y 4% de los votos para la lista del radical Adolfo Rubinstein. Por su parte, el libertario Javier Milei logró obtener 13,60% de apoyo electoral, un número muy significativo, aunque vale aclarar, concentrado exclusivamente en la ciudad porteña, ya que en el resto de los distritos Milei no figura. En el interior del país, los resultados también fueron favorables para la oposición JxC, debiendo el FdT, asumir la categórica derrota en lo que fueron las primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias legislativas.

Si pretendemos república, lo recomendable es que en las próximas elecciones legislativas triunfe la oposición. Para que exista república debe coexistir más de un partido y más de un partido debe contar con cierta cuota de poder, y, así las cosas, el oficialista FdT hoy concentra poder en el Ejecutivo por ser gobierno y en el Legislativo por tener mayoría absoluta en el Senado y ser primera minoría en Diputados.

¿Cuáles son los mayores temores y quiénes son los más atemorizados de perder apoyo de cara a la elección general legislativa del 14 de noviembre? Huelgan las hipótesis; sin embargo, de acuerdo a la composición partidaria y la distribución de los votos en las PASO, se puede inferir que, en la PBA, si los electores que representaron 15,10% de apoyo radical a Manes no quieren volcar su voto a una lista encabezada por el Pro, tal vez Juntos pierda electorado. Contrariamente, puede ocurrir que, como Manes formará igualmente parte de la lista (estará en tercer lugar), y otros aliados de Manes también serán parte, el voto de Juntos puede mantenerse o incluso crecer (esto último, considerando también el pésimo manejo post PASO que tuvo el oficialismo demostrando riñas internas, pérdida de legitimidad de un presidente abordado por una vicepresidenta que no dudó en retarlo, de puño y letra, con una ciudadanía que no resiste más la suba constante de precios, etc.). En la ciudad porteña, el oficialismo teme que parte del voto a Santoro migre a otros espacios políticos (no tanto por afinidad ideológica, sino más bien por el pésimo manejo post PASO recientemente descripto). Al mismo tiempo, el opositor JxC teme en demasía que Milei obtenga un apoyo muy superior al que obtuvo en las PASO y le reste votos al espacio (podría pasar que aquellos que no quieren peronismo, pero tampoco macrismo, lleve a que los votos recibidos por el liberal de JxC en capital, López Murphy, migren a otro liberal, mucho más extremo en formas y contenidos, Javier Milei). Y aún falta dilucidar, cuál coalición o fuerza política captará más votos si el electorado que no concurrió a las urnas en las PASO se hace presente en las elecciones generales, o capitalizará el voto recibido por las fuerzas que no llegaron al piso de 1,5% en las primarias.

Posibles escenarios post 14 de noviembre: en medio de la terrible crisis inflacionaria, contenida por medidas gubernamentales «parche» de congelamiento de precios que caducarán en tan solo tres meses, de índices de pobreza e indigencia preocupantes, de falta de trabajo formal e informal, de inseguridad creciente, de una deuda externa que nos mantiene maniatados, el FdT deberá evaluar/definir cómo administrar el país dos años más. Culminada la batalla electoral ¿llegará el momento de un frente de todos remando brújula en mano? ¿seguirá el vicepresidencialismo marcando la agenda de gobierno? ¿el arbertismo finalmente comenzará a gobernar? En relación al opositor JxC ¿logrará mantener cohesión a partir de un mayor equilibrio de poder al interior de la coalición, luego de que el radicalismo «volvió a salir a la cancha» (con y sin comillas) con muchas más ganas de meter goles que de sentarse en el banco de suplentes? ¿O, el Pro mantendrá sus formas cambiemistas de antaño, y el macrismo/larretismo concentrará la distribución de cargos para 2023? Por último ¿existe otra luz de alarma en torno a la desintegración de Juntos? Sí. Que Mauricio Macri siga acercándose al libertario Javier Milei, quien agravió reiteradamente de modo extremadamente violento, tanto al ala larretista del Pro, como al radicalismo íntegro (con el cual afirmó que jamás compartiría espacio de poder). Por si faltara roña entre Milei y los socios de los halcones del Pro, Patricia Bullrich mantiene excelentes relaciones con el libertario y públicamente trascendió que podrían incluso jugar juntos en una fórmula presidencial para 2023.

En medio de tantas fluctuaciones, la militancia radical se congregó para «volver a la cancha», y resuenan nombres radicales que podrían disputar/hegemonizar poder. Frente a este nuevo despegar morado ¿existe alguna agrupación que pueda otorgar apoyo logístico y político al partido centenario empoderado? Sí. En silencio, pero con mucha potencia, los llamados Los Boinas Blancas conformaron una agrupación en octubre de 2019, y sus fundadores, Roberto Agasi y Fernando Lapolla, vienen congregando a enorme cantidad de radicales con muchas ganas de que Argentina se vuelva a poner de pie. Si como repite Manes y el resto de la alta dirigencia radical «la revolución del conocimiento» debe ser nuestra guía para salir de la decadencia, Los Boinas Blancas hace más de dos años vienen haciendo muy bien la tarea. Han implementado en diferentes provincias y municipios (Córdoba, Corrientes, Jujuy, Santa Cruz, Río Negro, en Tandil, Dolores, Pergamino, Mercedes, La Plata, etc.) proyectos de innovación y alta calificación tecnológica. Desde 2019 vienen afirmando los fundadores de la agrupación «el conocimiento, la capacitación y la formación son las mejores herramientas para el futuro», y, predicando con lo dicho, ejecutaron y ejecutan proyectos concretos que capacitan a niños y adolescentes en temas tales como la robótica, manejo de impresoras 3D, drones, la energía y el medio ambiente. En San Luis, el proyecto «plástico de un solo uso» fue y sigue siendo una muestra más de la importancia asignada al cuidado ambiental. Consistentes con los valores tradicionales morados, la honestidad de Los Boinas Blancas ocupa primeros lugares en asuntos de agenda y así han colaborado enormemente en la difusión del programa Ficha limpia. En temas sociales, en época de «emergencia coronavirus», han realizado cantidad de donaciones de máscaras, barbijos, termómetros digitales, alimentos a comedores, escuelas y clubes.

Si el radicalismo quiere más, y le concierne enfrentar la terrible crisis estructural que padecemos, cuenta con el apoyo de una apreciable agrupación, que viene realizando en silencio, aquello que la más alta dirigencia radical reiteradamente proclama en altavoz.

Fuente original: Diario Época de Corrientes

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

spot_img
spot_img