Noticias, análisis y opinión con sentido.

booked.net
InicioActualidad PolíticaLa batalla cultural en boca de sus protagonistas: Gustavo Frondizi

La batalla cultural en boca de sus protagonistas: Gustavo Frondizi

En una nota exclusiva para politicos.org.ar el famoso tuitero nos cuenta su trayectoria en Twitter, los temas que prefiere tratar, cómo se siente con la misión que ha encarado desde la mencionada red social y las perspectivas que vislumbra a futuro. Familiero, amante de la buena mesa y cordobés hasta la médula, siente la patria como un deber personal y se identifica con el Desarrollismo del Presidente Arturo Frondizi, a quien homenajea mediante la adopción de su apellido en su cuenta @GFrondizi.

Por todo esto le preguntamos acerca de su experiencia en política partidaria, por qué cree que Twitter es un buen canal para difundir ideas.

Gustavo comenta que no usa otras redes sociales: “Sólo Twitter por mi amor a la política y al país. Me inicié en el Chat de Clarín y después descubrí Twitter en el año 2012… Empecé con la cuenta @guspresidente y llegué a tener 40 mil seguidores; hasta que un problema personal me hizo abandonar y luego en 2014 abro la cuenta @GFrondizi con la que sumé 95.000 seguidores. A raíz de tener cierta influencia mi espacio en Twitter fue suspendido por 5 meses, hoy sigo recuperando mi cuenta”, afirma.

Respecto de los datos personales, este ariano perseverante cuenta que “Entre las numerosas opciones online, prefiero Twitter porque es la red política por excelencia y me gusta mantener el anonimato para poder decir con libertad lo que siento en un país que te persigue… necesito también resguardar mi intimidad”.

Explicita que “El nombre Gustavo Frondizi es una elección que también tiene que ver con mi familia, porque mi abuelo era un fanático de Frondizi, recuerdo que tenía una biblioteca entera dedicada al desarrollismo …. Él me enseñó lo grande que era Arturo Frondizi como estadista y como realizador de obras y proyectos para el desarrollo del país”.

Narra que “Frondizi estaba más allá de la derecha y la izquierda, el gran presidente argentino quería un país desarrollado, con educación y obras, con acción sana del Estado acompañando a los privados. Eso jamás se repitió hasta que llegó Macri, que sigue el legado del Desarrollismo. Pero lógicamente el peronismo le tuvo temor y por eso lo destrozó”, sentencia.

“Por lo tanto, me propuse dar un mensaje y hoy me siento realizado por mi misión en Twitter. Soy seguido por políticos, artistas, periodistas…”, enumera.

Detalla: “Y tengo insultos de ellos o llamados frente a los twitts en que los nombro. Tener respuesta de la gente es realmente gratificante. También celebro que he tenido sorpresas enormes de gente importante que me manda dm…”

“Y soy un simple arquitecto que vive en el interior del país, que jamás soñó con algún cargo… Quizás por eso expreso de manera muy libre lo que siento”, nos confiesa Gustavo, que está estrenando el orgullo de ser abuelo.

Al consultarlo acerca de la misión que se propuso e inspira sus posteos, describe: “Mi misión es influenciar a la gente a cambiar de mentalidad y pensar en el futuro para llegar a ser un país en serio”.

“Desgraciadamente tenemos mucha gente analfabeta dependiente del peronismo, que no se siente libre para votar bien, pero estoy muy satisfecho por los resultados, la repercusión de mis posteos. Tener 95.000 seguidores no es fácil y es por algo y mucha gente me pide que diga ciertas verdades y otros me alcanzan pruebas para publicar”, exterioriza con la modestia de los que crecen en base a su propia voluntad.

Porque a este arquitecto de casas y de sueños, que se desvela por ayudar al país en un momento crucial, lo sostienen dos pilares: La familia y la expectativa de una sociedad alerta y perseverante. El recuerdo de su paso por la primaria en el Colegio Olmos, hoy shopping, y la secundaria por el prestigioso colegio universitario Manuel Belgrano, donde hoy prima la “E” como gran audacia, pero que para Gustavo implicó transitar “viviendo de cerca la guerrilla y la junta militar”.

Respecto de los esfuerzos que hace mucha gente para concientizar sobre los valores de la democracia, se acuñó la denominación “batalla cultural”, al respecto Gustavo cree que “la batalla cultural es tratar de enseñar a la gente que más que votar un líder prometedor es necesario trabajar mucho para que el futuro sea bueno”, asevera.

“Es no votar promesas y educarse y elegir libremente y ser decente y honesto”, declara con su entusiasmo, cola de barrilete de su sentido común y su amor al terruño.

“La suma de decentes nos mejorará como sociedad y dejaremos de ser una sociedad enferma que espera milagros por populistas”, agrega con esperanza, definiendo que “la grieta es moral”.

A pesar que, “como está planteado el esquema actual, hemos retrocedido varios años para pensar en un buen futuro”, comparte.

“Acá los políticos durante 38 años se dedicaron a fabricar pobres, incluyendo los despedidos del sector privado, sumados al sector público y el tema de los planeros: Tenemos familias enteras que reciben planes sociales desde el año 2003 …o sea 20 años de vagos: Eso no tiene retorno”, lamenta.

“Además se fomentó tener hijos para cobrar planes y así no trabajar ni buscar trabajo”, especifica.

“Inventaron un círculo vicioso de más pobres, más dependientes y más delincuentes, que son votos para ellos”, critica con vehemencia.

Explica que es un plan preconcebido: “Acá se trabajó para destruir la riqueza y tener un país pobre, eternamente dependiente… Y si no rompemos esto jamás saldremos adelante”.

Sentencia de manera contundente: “Recién cuando destruyamos esto, a los 25 años podríamos recuperarnos”.

“Hay una realidad: Sólo la casta política se hizo millonaria en los últimos 40 años y la gente que creó trabajo está fundida” admite con un realismo teñido de tristeza.

“Es cruel pero soy realista”, cierra.

Cuando es consultado acerca de los motivos de su tarea, alega que “siempre les contesté a todos que esto lo hago por amor a mi país… No cobro de nadie y dejo a veces mis cosas por Twitter”, confiesa con su mirada honesta.

“Soy un protagonista del país desde las redes sociales… Soy amigo de varios personajes de cuentas importantes y me doy el gusto de intercambiar con ellos mis opiniones”, especifica.

Respecto de cómo lograr el timing adecuado comenta que el precioso don de la oportunidad es un logro adquirido: “Manejamos como nadie el sentido común… Lo que la gente pide y los políticos se hacen los boludos”, concluye.

RELATED ARTICLES

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_img
Close Bitnami banner
Bitnami